sábado, 1 de diciembre de 2007

Momentos mínimos, placeres máximos.

Tardecita agradable de sábado. Un bar de plaza de ciudadita. Mesita afuera y buen café. Algunas ideas jugando un torneo menor con neuronas locas y ratones mansos; todos rebotando y tirandose imágenes, recuerdos, delirios.
De repente me empezó a sonar parte de una canción y solamente PiPi me la podía cantar completa con ritmo y en vivo. Mantuve apretado dos segundos el discado directo 4# y en un minutos la vocecita que me puede por sobre todo me canto: " El árbol de la plaza del barrio viejo no crece más Se ha quedado quietito todo pelado por qué será La tierra está tan seca en cualquier momento se va a quebrar; Pareciera que el cielo se fue olvidando cómo llorar; Hay que llamar a la tormenta a ver si llueve; Para salvar al arbolito que se muere; Si es que está en nuestras manos traer las nubes y hacer llover; Y vuelvan a la vida todas las hojas que hay por crecer ...".
Después de esto, hay batería para rato!

3 comentarios:

  1. jejejeje me rekordo al pueblito de mis papás :P

    bueno, pekeña ciudad industrial dice en la entrada jaja

    saludos, ya estoy de regreso!

    ResponderEliminar
  2. Brindo por eso, por la mansedumbre de las lauchas, los buenos recuerdos, las canciones y las pequeñas voces que todo lo pueden...clap clap clap...

    ResponderEliminar
  3. EDIPO: Por favor necesito que dejes tu voz en mi blog y la de todos tus amigos.

    Gracias

    ResponderEliminar

estos que se creen con derecho a opinar ...

Non accontentarti di sopravvivere, devi pretendere di vivere in un mondo migliore, non soltanto sognarlo!