miércoles, 19 de noviembre de 2008

Reflexiones lácteas

¿El que se quema con leche ve una vaca y llora? O será que “El que se leche con quema, ve una llora y vaca”; “El que se llora una vaca, ve leche y se quema”; “El que se quema con una vaca, ve leche y llora”; “El que llora con vaca, quema una leche y se ve “.No somos canes (o sí?), no nos condicionemos porque hace un siglo a Pavlov le salió bien la prueba de la campanita, la saliva y el perrito ruso cagado de hambre.
Conductismo con los sentimientos? las pelotas de Mahoma! En defensa de la vaca y la leche caliente creo que a veces te quemas tanto que tenés el paladar curtido; a veces no hay tantas vacas para llorar por siempre; a veces las vacas que ves no son lecheras y te das cuenta que lloras al pedo; a veces deberías sentarte a mirar la vaca mientras se enfría tu leche.
(De "Regresiones de un Lactante Adulto", Cap. V, Edic. EdipoRex)
Non accontentarti di sopravvivere, devi pretendere di vivere in un mondo migliore, non soltanto sognarlo!