sábado, 21 de julio de 2007

viernes, 20 de julio de 2007

jueves, 19 de julio de 2007

CUESTA ARRIBA

Son dieciséis escalones.
A mí que me importa!. No pienso subir.
La cama está arriba: entonces, soy en realidad consciente de que si no me acuesto no podré dormir nunca más.
A veces las decisiones tomadas en caliente son muy duras.
También puedo cansarme de estar despierto y caer rendido en cualquier parte: Porque tiene que ser ahí arriba?
Son los escalones o soy yo?.
Uno o dos y descanso, aunque el descanso está en el octavo.
Porqué mierda está recién en el octavo?
Alguna explicación debe haber: me voy a fijar en los planos que me dieron con la escritura.
No: están arriba.Me agobia pensar en subir. Me desprendo del suelo que todos pisan, veo la vida desde otra altura. La vida, o qué?.
Me figuro que cuando esté subiendo no estaré en ningún lado. Ni arriba, ni abajo. Simplemente no estaré. Complejo. Es demasiado.
A ver: tomemos fuerza, adelante!. Un poco de autoayuda no viene mal. Si, alguna vez subí porque recuerdo a la perfección el despelote de cosas que hay en mi cuarto: Porque no seguir desordenando?.
Una meta a corTo plazo: un escalón. Pero si esos escasos diez centímetros pasan a ser mi única base y desaparece el piso?
Y si hunde y vuelvo a quedar abajo. Si el mármol se parte, si el madero de quiebra, si la puta que los parió!?
Tomémoslo como una excursión. Eso es. Preparo un termo con té caliente, un jarrito, sobrecitos de azúcar. La radio, el inalámbrico, un libro. Un almohadón, una manta, una linterna. Lápiz y papel.
Sería bueno también llevar la cámara fotográfica: cada escalón me dará una visión distinta de lo que fue y de lo que vendrá. Bien!
Estoy parado frente a ese montón de desniveles similares en forma ascendente.
Cuál será el pie correcto para empezar a subir? Cualquiera no. Ya no será lo mismo, después de planteármelo. Hubiese sido bueno comenzar espontáneamente.
(Esto y tantas cosas!).
Aún no me moví y ya me molesta tanta carga. Me quedo acá. Después de todo es mi vida!.

Chau Negro.

Roberto Fontanarrosa, apodado El Negro (Rosario, Argentina , 26 de noviembre de 1944 - †19 de julio de 2007) Humorista gráfico y escritor.
Su carrera comenzó como dibujante humorístico, destacándose rápidamente por su calidad y por la rapidez y seguridad con que ejecuta sus dibujos. Estas cualidades hicieron que su producción gráfica fuera copiosa.
Se le conoce su gusto por el fútbol, deporte al cual le ha dedicado varias de sus obras. El cuento "19 de diciembre de 1971" es un clásico de la literatura futbolística argentina. Como buen "futbolero", siempre ha mostrado su simpatía por el equipo al que sigue desde pequeño, en este caso Rosario Central.
En los años setenta y ochenta, se lo podía encontrar tomándose un café en sus ratos libres en el bar El Cairo (esquina de calles Santa Fe y Sarmiento), sentado a la metafórica “mesa de los galanes”, escenario de muchos de sus mejores cuentos. Desde los años noventa, la mesa se mudó al bar La Sede.
Fue expositor en el III Congreso de la Lengua Española que se desarrolló en Rosario (Argentina), el 20 de noviembre de 2004. En el mismo dio la charla titulada “Sobre las malas palabras”.
En 2003 se le diagnosticó esclerosis lateral amiotrófica , por lo que desde 2006 utilizó frecuentemente una silla de ruedas. El 26 de abril del 2006, el Senado le entrega la Mención de Honor Domingo Faustino Sarmiento, en reconocimiento a su vasta trayectoria y aportes a la cultura argentina.
El 18 de enero de 2007 anunció que dejaría de dibujar sus historietas, debido a que había perdido el completo control de su mano derecha a causa de la enfermedad. Sin embargo aclaró que continuaría escribiendo guiones para sus personajes. .
Falleció el 19 de julio de 2007 en su ciudad natal, Rosario, a la edad de 62 años, víctima de un paro cardiorrespiratorio estando internado en un hospital debido a la enfermedad degenerativa que lo afectaba.

http://es.wikipedia.org/wiki/Roberto_Fontanarrosa


http://www.negrofontanarrosa.com/biografia/fb.asp

...

Escasos pasos
me separan de vos,
y sin embargo

te siento infinita.
Escasos pasos
me alejan de vos,
pero te huelo maldita.
Si estuvieras muerta!
si no hubieras nacido!
Hoy me encuentro viviendo
un tiempo perdido...
y escribiendo algo que ya,
decididamente... no tiene sentido.

¿CUALES SON LAS VERDADERAS INTENCIONES DE LOS CUISES?

A continuación un homenaje al Negro Fontanarrosa por donde más me llegó: El Cuento.
"Mi investigación se origina, años atrás, un día viajando en auto hacia Mar del Plata, en compañía de mi familia.Recuerdo que, de pronto, un animalejo grisáceo cruzó irresponsablemente frente a nuestro coche y debí hacer una brusca maniobra para no atropellarlo. Ahora reflexiono y sé que mi actitud fue por demás arriesgada, ya que en ese momento marchábamos a unos 100 kilómetros por hora, pero quedé muy sensibilizado con los accidentes viales desde aquel día en que, con mi viejo Ford, aplasté una pelota de goma marca Pulpo. Desde tan desdichado acontecimiento abandoné por completo la práctica del fútbol, deporte que me apasionaba y que bien hubiese podido constituirse en mi medio de vida. El macabro suceso con la Pulpo me impresionó de tal forma que opté por encaminar mi vida hacia la investigación etológica. ¡Y aún no me explico cómo tuve entereza para seguir conduciendo automóviles luego de aquello!Por lo tanto, no me arrepiento de haber salvado la vida del pequeño cuis esa tarde cuando se me cruzó en la ruta, aun a costa de que en el vuelco que originó mi maniobra perdieran la vida mi suegra y una tía mía de avanzada edad. La pregunta que comenzó a desvelarme desde aquel momento era: ¿Por qué el cuis arriesga su vida cruzando un camino muy transitado cuando al otro lado de éste no ha de encontrar nada muy diferente a lo que acaba de dejar?Simplificando, podemos decir: a un costado de la ruta el cuis tiene medio globo terráqueo donde nacer, alimentarse, procrear y terminar sus días. No obstante eso, el pequeño conejo de Indias decide atravesar la superficie vial aun a riesgo de su propia vida para investigar los predios del otro lado del camino. No se trata de elefantes o de animales necesitados de espacio y que consuman alimentos en cantidad. Está comprobado que hay cuises que subsisten en la mezquindad de pequeñas jaulas y se alimentan con minucias. Son pequeños organismos que deberían conformarse con los ya de por sí amplios campos en que la naturaleza los ha ubicado. Pero no es así. Ustedes los habrán visto, expectantes y nerviosos, arracimados en los costados de la ruta, espiando entre los pajonales de las cunetas, prontos a lanzarse sobre el pavimento procurando alcanzar el otro flanco en una suerte de ruleta rusa a todas luces inexplicable. No son muchos los animales que reniegan tan abiertamente del lugar que les ha conferido una equilibrada distribución natural.¿Es acaso una falta de inteligencia lo que los lleva a eso? Permítaseme dudar de tal aseveración. Cualquiera sabe que el cuis es el animal preferido para la investigación científica y conozco mil casos en que estas pequeñas criaturas han colaborado eficazmente a descubrimientos importantísimos para la humanidad. No puede hablarse entonces de ignorancia en especímenes tan relacionados con el estudio. Mi primera inquietud se volcó hacia una temática muy zarandeada en los estudios etológicos: el caso de especies que se suicidan. Las ballenas árticas, por ejemplo. O los leminges nórdicos. Y allí fue donde me detuve: en los leminges, ya que se trata de una especie de gran similitud con nuestro cuis nacional. Tanta, que si un cuis desea integrarse a la colonia leminge no debe ni siquiera rendir equivalencias.Es sabido que todos los años, en una fecha que media entre enero y noviembre, los leminges se reúnen en un número cercano a los 70.000 y comienzan una loca carrera por los bosques hasta alcanzar las alturas de los fiordos noruegos, desde donde se arrojan a las heladas aguas del Ártico. Esto se atribuyó, en principio, a una tendencia suicida colectiva, quizás emparentada con una depuración natural.Sin embargo, en el año 68, en las costas soviéticas que se hallan frente a los fiordos habitualmente empleados por estos desdichados animalillos para lanzarse en su zambullida final, se detectó la presencia de un leminge, en apariencia sobreviviente del holocausto.
El leminge daba muestras de gran excitación y hasta podía interpretarse que estaba contento. Se dedujo que tal vez festejaba el haber salvado la vida, pero el profesor Tapio Lappeenranta de la Universidad de Estudios Naturales de Jyväskyla (Finlandia) llegó a una conclusión más afortunada: dicho leminge celebraba el hecho de ser el ganador de una competencia. O sea, el tropel de leminges que año a año se abalanza como catarata incontenible por los bosques y campiñas noruegas no lo hace con una intención suicida, sino con un sano espíritu competitivo en una justa de cross-country, que incluye el cruce a nado hasta la Rusia Comunista.
El importantísimo descubrimiento mereció muy poco centimetraje en los diarios, pues se produjo el 14 de mayo de 1968, día en que, como todos sabemos, el hombre posó por vez primera sus pies en la luna.Por lo tanto, la tendencia autodestructiva de los cuises es algo que aún está por verse. En el Centro de Ayuda al Suicida, por ejemplo, durante los largos 20 años de su funcionamiento, no se halla registrado ni un solo caso de llamados de cuises en trance de quitarse la vida. Hay asentados tres de loros, en cambio, uno de los cuales pudo ser disuadido a último momento de ingerir dos píldoras de un activo raticida.Todo esto me conduce a pensar que los motivos que llevan a los cuises a cruzar sobre el ardiente macadam son muy otros. ¿Simple curiosidad, tal vez? Es posible, el cuis es un animal inquieto, ansioso de acumular conocimientos. Pero, a mi juicio, el impulso principal radica en las ambiciones imperiales del animalejo en cuestión.
El deseo, natural al fin, de conquistar nuevas tierras, de anexar territorios. La ambición de escalar a niveles de mayor grandeza. De lograr, en el terreno militar, lo que ya tienen en el rubro científico.No nos extrañemos si, el día de mañana, la figura del cuis campea en las banderas de guerra, en los estandartes o en los escudos heráldicos.Tal vez el humilde roedor de nuestros campos esté llamado a reemplazar con su efigie a la vulgar águila o al mismo león, bestias de dudosa prosapia.¡Quién sabe si no llegará el día en que, así como ahora mencionamos al "Oso Ruso" o al "León Inglés", seamos conocidos, por el orbe todo, como "El Cuis Americano"!" CHAU NEGRO !!
Non accontentarti di sopravvivere, devi pretendere di vivere in un mondo migliore, non soltanto sognarlo!