sábado, 15 de septiembre de 2007

///... Siendo las 20 horas del sábado 15 de setiembre de 2007, comparece ante mí ///

“No. Esta no es la esquina en que la me debo bajar. Me confundí cuando pasamos por la plaza Mitre; antes ahí había un puesto de panchos: justo en la salida del bar de Nico. Me levanté inútilmente y con lo me cuesta moverme”.
Quique me conoce desde hace años y creo que ya debe estar por jubilarse. Él supuso que pasaba como todos los viernes por el departamento de mi nuera, por eso me advirtió que estábamos al llegar.
“Quiere que le diga, oficial: mi idea era llegar hasta acá antes de que cambiara el turno. No tengo mucho afecto por el agente Capiello”. Recuerdo las veces que tuve que discutir con él por su mala redacción y por la pésima ortografía con que se abocaba a escribir las cuatro míseras palabras que debía completar en ese bendito certificado de supervivencia que me pide la caja de jubilaciones para poder cobrar.
“Con todo respecto, oficial .... me dijo su nombre?, de ninguna manera es mi intención quitarle profesionalismo a sus tareas y con el sólo afán de facilitarle su labor traje mi libreta cívica con una fotocopia, el último recibo de cobro, un par de fotos de mi nietito solo y otra muy actual en la que estamos juntos en su cumpleaños, que fue el mes pasado. También para evitar barullo le traje un juego de llaves completo. En la mesada cocina está la cafetera eléctrica encendida y los pocillos a mano: tengo azúcar refinada; esta tarde horneé unos escones, fíjese están tapaditos con un repasador naranja y sería de agrado saber que les gustaron. El baño está limpio, puse el juego de toallas que gané hace mucho con mi Libretón: le recomiendo la tabla del inodoro. En mi habitación, la cama está tendida y a Luisito lo dejé envuelto prolijamente en un par de bolsas de consorcio negras y una frazada escocesa. Nunca me permití que se resfriara en casa. Mi nuera es insoportable!”.

viernes, 14 de septiembre de 2007

avasallado en mis principios

Acabo de golpearme (otro golpe, por otro motivo) con la dura realidad. Ahora resulta ser que las preposiciones que me hizo memorizar para la eternidad el maestro Serbassi no son ahora todas las que fueron.
a, ante, bajo, con, contra, de, desde, durante, en, entre, hacia, hasta, mediante, para, por, según, sin, sobre, tras.
Resulta que me dicen: "Seguramente en la lista que aprendiste en la escuela se incluían cabe y so. Cabe se ha sustituido por junto: está cabe la puerta; está junto a la puerta. En lugar de so se utiliza bajo: está so la mesa; está bajo la mesa. So y cabe son arcaísmos; es decir, palabras antiguas que ya no se utilizan. So se sigue usando en expresiones como so pena de...; so pretexto de... "
Me faltan "cabe" y "so", en cambio me agregaron "durante" y "mediante". A las armas, no pasarán !!

martes, 11 de septiembre de 2007

Pelado, no podés haber sido tan hijo de puta !!

"¿Lograremos exterminar los indios?. Por los salvajes de América siento una invencible repugnancia sin poderlo remediar. Esa calaña no son más que unos indios asquerosos a quienes mandaría colgar ahora si reapareciesen. Lautaro y Caupolicán son unos indios piojosos, porque así son todos. Incapaces de progreso. Su exterminio es providencial y útil, sublime y grande. Se los debe exterminar sin ni siquiera perdonar al pequeño, que tiene ya el odio instintivo al hombre civilizado". "El Progreso", 27/09/1844, "El Nacional", 19/05/1887, 25/11/1876 y 08/02/1879.

"Si los pobres de los hospitales, de los asilos de mendigos y de las casasde huérfanos se han de morir, que se mueran: porque el Estado no tiene caridad, no tiene alma. El mendigo es un insecto, como la hormiga. Recoge los desperdicios. De manera que es útil sin necesidad de que se le dé dinero. ¿Qué importa que el Estado deje morir al que no puede vivir por sus defectos?. ¿Los huérfanos son los últimos seres de la sociedad, hijos de padres viciosos, no se les debe dar más que de comer". Del discurso en el Senado de la Provincia de Buenos Aires, 13/09/1859.

lunes, 10 de septiembre de 2007

Estoy insoportablemente ROSARINO hasta los huevos (jajaja)

Me volví de la Capital Nacional de la Potra (NegroFontanarrosaSIC) con sobredosis de rosarinismo. Para eso bastó aspirar una bocanda de este aire húmedo, caliente e insoportable que emana un día cualquiera de agosto inviertino: en este caso el sábado pasado a las 5 de la mañana. Fue cuando el transbordador Vidal-01 se posó en pleno centro y me abrió las compuertas al infierno. AerlArg quiso que mi presencia en el Pago de los Arroyos no se prolongara por más de 37 horas, por lo que partí de vuelta al Oeste en la diligencia de las 6 de la tarde. Fue así que me inyecté una sobredosis de My Rosary: My fair Ros. Transpiré bien y con gusto la remera, la camisa, el slip, las zapatillas y todo esa mierda que uno supura con estos calores invernales. Mucha gente por todos lados. Mucha más que siempre, o soy yo???.
Rosario es el Parque Independencia
un silencio que huele a poesía en el Rosedal
es el gris del cemento que arrulla un río somnoliento
que despierta al llegar un domingo de Ñuls y Central.

Rosario es de mercurio en la avenida
es un viento a peina palmeras en el Boulevard
y en el centro es la mesa de un bar que añora el poeta
cuya vuelo se estrella a menudo en un cielo industrial.

Rosario es mi infancia y mis amigos
mis viejos cantando a dúo alguna canción
mi primer cigarrillo intentando sentirme más hombre
para ver si lograba impactar a mi primer amor.

Rosario es el colegio y las rabonas
una cita en aquel Sol de Mayo en función matinee
es el ciego Manuel delirando en un mundo de plástico
con la magia que sus ballenitas suelen poseer.
Rosario es un tango en cada esquina un farol mortecino
en la entrada de algún varieté
con alguna mujer que en las noches vende su vergüenza
porque todos por nada o por todo matamos su fe.

Rosario es el anochecer de un barrio un mendigo que cuenta estrellas desde algún umbral
el compás de un tambor que siempre sonará en mi alma
donde el Topo Carbone jamás dejará de golpear.

Rosario es el afán de unos señores
que eliminan cualquier insolencia que la haga crecer
la moral que te pone tus vendas en ronda nocturna
quizás porque la luz de la luna puede enceguecer.

Rosario es el arte y su condena
cuando sabe que la indiferencia lo va a perseguir
y como tantas mis manos se hartaron de golpear las puertas
y por no derribarme con ellas me tuve que ir.

Rosario es ese invierno en que partimos,
mi mujer, nuestros miedos, la vida, la música y yo
y un dolor que crecía a medida que el tren se alejaba
y unos ojos de almendra tratando de darme valor.

Pero algo mío se quedó en sus calles hay un duende
que en las madrugadas canta con mi voz
y cruzando Echesortu aquel sueño de mi adolescencia
que atrapó la leyenda de Pablo el Enterrador. La pucha que es difícil la nostalgia
pero es bueno si puede ayudarte a intentar ser feliz
y es tanta la gente y las cosas que uno siente que ama
que no existe tiempo ni distancias para estar aquí.

Y así fue, que la paciencia de Floresta me enseñó a ver a través del corazón
y me dio un balcón para inventarme un cielo
y ahí estás Rosario, sos el sol Rosario,
porque aún pudiendo abrazarte, te siento igual.
(LALO DE LOS SANTOS)
Non accontentarti di sopravvivere, devi pretendere di vivere in un mondo migliore, non soltanto sognarlo!