martes, 5 de febrero de 2008

My dream: walking to "The Flowers"

Podría decir que una mañana de domingo me desperté bien tarde y salté de la que no era mi cama; olvidé perplejo el que no fue mi dormitorio y salí entre aturdido y plácido por el canto de muchos pájaros que eran lo único que cuajaban el silencio; camine por las calles polvorientas de un pueblito perdido de mi norte del oeste. Nadie. Ningún humano. Me recuerda a la NYC de "Soy Leyenda", pero más reducida (jajaja!): Ni yo soy Will Smith ni el poblado estaba habitado por perrihombres. La cuestión que fue como retroceder en el tiempo unos cien, ciento veinte años, así que como no sabía si era real o estaba soñando, apronté mi celu-cámara-mp3-mail-internet y saqué algunas fotitos para mostrar en este ciberespacio: quizás lo haya soñado, quizás exista Las Flores. La Wiki me dice muy poco del lugar. Prometo juntar más info y traerla de mis sueños. Las Flores es una localidad del departamento homónimo, en el noroeste de la provincia de San Juan, Argentina. Se encuentra en la intersección de la Ruta Nacional 149 y Ruta Nacional 150. Es un pueblo atractivo, con acequias y antiguas casa de adobe. Cerca de ahí se encuetran las Termas de Pismanta que emergen a 2.000 m. de altura y a 42 °C y tienen varias propiedades terapéuticas; tambien la Quebrada del Agua Negra y Paso Internacional del Agua Negra (4.779 m). Dicen que tiene menos de mil habitantes, yo conozco más de diez! . (http://es.wikipedia.org/wiki/Las_Flores_(San_Juan))



lunes, 4 de febrero de 2008

El alfarero y su creación (Sentir las palabras)

EL ALFARERO
Todo tu cuerpo tiene
copa o dulzura destinada a mí.
Cuando subo la mano
encuentro en cada sitio
una paloma que me buscaba,
como si te hubieran,
amor, hecho de arcilla
para mis propias
manos de alfarero.
Tus rodillas, tus senos,
tu cintura faltan en mí

como en el hueco
de una tierra sedienta
de la que desprendieron
una forma, y juntos
somos completos

como un solo río,
como una sola arena.

(en "Los Versos del Capitán", Pablo Neruda)
Se me ocurre que algunos dicen de la poesía lo que no saben, tontamente prejuzgan a quien la lee y obviamente a quien la escribe, pobres de ellos que nunca se estremecieron con las palabras cuando con su juego derraman emociones. Neruda me llega, lo lamento.
Non accontentarti di sopravvivere, devi pretendere di vivere in un mondo migliore, non soltanto sognarlo!