jueves, 17 de julio de 2008

Mana y bulle, fluye pero no coagula.

Y entonces respiro otro aire gris, seco y aún más turbio que mi conciencia; me conformo con eso pero sigo inquieto y desmedido. Degusto inconsciente y lo aspiro bastante, denso, espeso y espinoso, agrietado como para sentir el chirrido de mi sangre gélida y sucia cuando en su carrera alocada surca las sendas entre pliegos y codos de mi todo; hasta donde pueda llegará: cada vez más cerca de mí. Y cuando todo eso dejo, expiro, exhalo y sudo sin piedad las marcas del fuego desmoronando paredes de ardor. Mana y bulle, fluye pero no coagula. Todos estuvieron.
(para los que asocian ideas, les comento que esto fue escrito bajo los efectos de un Sugus masticable sabor menta y después de un alfajor Bagley Brownie previo una siesta de 54 minutos)

miércoles, 16 de julio de 2008

Reyno caido.


Ojalá alguna vez sientas la necesidad de que todos callen para siempre, que caigan sus espadas y sus togas; y que solo la voz del silencio clame a gritos en la inmensidad de una paz que únicamente te dé la naturaleza.
Quizá te llegue ese momento cuando dejen de blandir los estandartes de ocasión y entonces solo permitas que el murmullo del pino y del viento, de la nieve y la montaña, sean quienes acompañen tu soledad imperial.

lunes, 14 de julio de 2008

La montaña

Un posteo con fotos recientes (cosecha invierno 2008), mezclado con la letra de un tema de rock nacional ("La Montaña" por Los Callegaris y Pity Alvarez).

Hoy no voy a cantarle al sol, ni al mar,
ni a las estrellas, ni a casitas de muñecas.
Hoy sólo quiero contar cómo me siento,
estoy viviendo un dia en blanco y negro.
Así que no me vengan a hablar de amor,
porque yo soy un monumento al malhumor.
Y mi sonrisa siempre fue una mala actriz,


No hay luz en casa pero con la vela alcanza,
para alumbrarme la amargura,
dos o tres puntos de sutura.
No hay luz en casa pero con la vela alcanza;
y en un revés a mi destino, un día de estos yo me animo.
Hoy no hay metaforas, voy a ser sincero,
las cosas no me están saliendo como quiero.
Es una tarde en la que siento que una fiesta,
sería dormir treinta y cinco años la siesta.
De vez en cuando caigo en estos agujeros.
Pido licencia el humor que siempre tengo,
Soy mil de azucar para una sola de sal,
Tengo derecho yo a sentirme un dia mal.
No hay luz en casa pero con la vela alcanza
para alumbrarme la amargura,
dos o tres puntos de sutura.
(fotos: arriba y al medio Dique Ullum; abajo Laguna en Camino de las Tapias
todas en San Juan, Argentina; jueves 17 de julio de 2008)
Non accontentarti di sopravvivere, devi pretendere di vivere in un mondo migliore, non soltanto sognarlo!