sábado, 1 de marzo de 2008

mal bicho

Si lo hubiera querido, no se me daba; yo subí en planta baja: ella ya venía. Ascendíamos ambos envueltos en un silencio duro e incómodo; de pronto abrí la puerta y el ascensor se detuvo: un espacio suficiente se abría al vacío negro e interminable. Supongo que estábamos por el piso 20. Dudé un instante y en el otro instante la tiré; mientras la veía caer yo sudaba de placer, cuando cayó: ya no. Será posible que las putas cucarachas no entiendan que deben morir si las tiran desde esa altura!

viernes, 29 de febrero de 2008

Mensajes viernicos /Abad Giuseppe dixit


Estaba el Abad aletargado, como lejano más que meditabundo y de pronto rompió el silencio que domina la mayor parte de su vigilia y dijo:
"El canto del viento no mitiga mis lamentos cuando en su cantar no fluyen más que promesas vanas. La falsa brisa montana refresca solamente destellos de mi resaca simuladora de un dolor profundo, intenso. Tardes de fuego. Imanentes, inminentes. Todo lo destruyen y lo reviven para perplejidad de los ignotos. Vuelos sin rumbos, errantes, rasantes. Siento mis alas que durante mucho tiempo surcaron con falsa felicidad con mentida libertad los campos de la gloria, esos que no sabían de dolores ni sacrificios y que ahora son garras que trepan montañas, que sangran y encayesen con placer imaginando en su recuento una cima perfecta."
Y terminó su vaso de Fernet con cola. Y se echó al descanso, sin flatulencias por suerte.

jueves, 28 de febrero de 2008

No estaré el año próximo, será hasta el 2012.

El 29 de febrero no es cuestión anual. Leí por ahí que la razón de esta particularidad está estrechamente vinculada a la imperfección de nuestro calendario (no somos nada) ya que el año bisiesto existe como una corrección para un problema de exactitud matemática-estelar. Un año calendario se define como el período de tiempo que tarda la tierra en dar una vuelta completa alrededor del sol. En términos terrestres, este período es de aproximadamente 365.25 días (no lo calcule yo). Así que, esos 0.25 días adicionales se van acumulando, y al cabo de cuatro años, ya suman un día completo adicional. Con el tiempo, alguien con peso en el poder terrenal decidió utilizar los años con cifras divisibles entre cuatro (por eso el bisiesto anterior fue 2004 y el próximo es 2012), y a estos años se les incluye el día adicional para compensar por esta variación. Es decir, el presente 29 de febrero. Encima de esto, el año no dura exactamente 365.25 días, sino 365.242216 días. Esta pequeña diferencia va acumulando un error adicional a través de los siglos, por lo cual existe una regla adicional para los años bisiestos. De todos los años divisibles entre 100, ninguno es bisiesto, a excepción de los que son divisibles entre 400 (esta fue la razón por la cual el año 2000 si fue un año bisiesto).
Non accontentarti di sopravvivere, devi pretendere di vivere in un mondo migliore, non soltanto sognarlo!