jueves, 16 de agosto de 2007

Sueño de Valeriana

No voy a morir,
no voy a perder el tiempo
tanto por vivir
viajare al techo del mundo
te voy alcanzar
es el grito de un humano
en la oscuridad
la barrera es el tiempo.
Hoy estoy acá,
vos abajo, él más arriba
sin embargo voy, tan borracho de alegría
mejor esconder los secretos de mi vida
y dejar correr la tristeza como el agua.
Hay algo que deje de hacer y aún hoy me llama
cerrar la puerta no es ninguna solución
yo se... no voy a parar.
Ruben Goldin

martes, 14 de agosto de 2007

AGOSTO 9, AGOSTO 10, AGOSTO 11 ...

Algunos me pudieron en algún momento con un fax, un mail, un mensajito, un llamado, un DVD de LucianoSupervielle/BajoFondo en el Solís, la "ANTOLOGÍA DEL ROCK ARGENTINO" de Maitena Aboitiz (los pekes), "Perón y su Tiempo" de Rogelio García Lupo (Juancho), apañuelo gaucho y traba, un Tannat 2005 de Aguma, juego de amate y bombilla por un lado, un porta juego de mate de chocarpin (roedor gigante en extinsión que murió por una justa causa!), un Valmont, un Casa Montes, los Putruele, un Trumpeter, "El" cuchillo asador de alpaca (te tengo que dar una moneda Chofi porque si no es yeta !) y más que ahora no recuerdo, y unos buenos días y otras buenas noches.

LOS NO-LUGARES, ALGUN LUGAR ENCONTRARÉ (Augé/Calamaro/Spinetta)

Un mal regalo con opción a cambio es una buena oportunidad para zambullirme en algunas de las plásticas, prolijas y perfeccionistas librerías-cadena que se reproducen con desconcertante similitud casi en los mismos NO-LUGARES, en las mismas ubicaciones de los escaparates, repisas y publicidades ya sea en el Shopping Abasto de Baires, en el Alto Rosario o en el Palmares de Mendoza. Aún cuando todo se muestra durito y previsible, no puedo dejar de imaginarme un montón de ideas impresas pidiendo a gritos, con los brazos alzados: acá estamos! llévennos! somos los del medio virtual!. Fue así que el sábado por ala tarde descubrí un librito de Antropología que me entusiasmó y que por decisión inconsulta quiero compartir algunos conceptos con vosotros. El libro se llama Los no-lugares. Espacios del anonimato [Gedisa, Barcelona, 1993], y es de Marc Augé, profesor de antropología y etnología de l'Ecole des Hautes Études en Science Sociales de París. Esto de proponerme sondear en estos temas me trajo a colación la época en que Amiel me (nos) enseñaba nociones de Antropología Filosófica dentro de la Cátedra de Filosofía II allá por 1987 (vine al caso, pero fuera de contexto, ja!). Don Marc Augé 'Ciertos lugares no existen sino por las palabras que los evocan' y alguien dice que Luis Alberto Spinetta dijo que 'Ningún lugar de hecho es bueno, cuando nadie está'. En su libro el franchute Augé escribe: 'Si un lugar puede definirse como lugar de identidad, relacional e histórico, un espacio que no puede definirse ni como espacio de identidad ni como relacional ni como histórico, definirá un no lugar'. Un no lugar puede ser un aeropuerto, una sala de espera de un hospital, una autopista, un cajero automático, un club de vacaciones, un hipermercado, un foro virtual, los medios de transporte habitual o la casilla de comentarios de un blog. Los no-lugares están llenos de textos, de señales, de folletos, de marcas que hacen relativamente innecesaria una relación estrecha entre las personas. Éstas dialogan con los textos que hacen el no lugar, o con máquinas que dan indicaciones precisas y explícitas. Esos textos-paisaje son productores de soledad porque se dirigen a millones de potenciales lectores, sin dirigirse a ninguno en particular. Un no lugar convierte a la persona en mero elemento de conjuntos que se forman y deshacen al azar. Bueno, no a todos les importa esto del no-lugar: a mi sí. Y a propósito de lugares buscados-perdidos Andres Calamaro escribe "Estoy cansado de buscar, Algún lugar encontrare, Estoy mal herido, Estuve sin saber qué hacer, En algún lugar, te espero. Estoy cansado de esperar, Pero igual, igual no tengo a dónde ir; Ayer la tormenta Casi me rompe el corazón Pero igual, te quiero." por otro lado dice "Perdí la noción del tiempo y del lugar, No sé ni donde tengo la nariz. Será que las cosas No vuelven a mismo lugar Pero igual te espero, En algún lugar, te espero."

lunes, 13 de agosto de 2007

Tarola Gayalí y "El murito de los Lamentos" (Parte I)

Hé a continuación la primera parte del relato de Tarola Gayalí y su enojo con las marcas."Sí, me hartan. Lisa y llanamente. Necesito descargar este agobio que seguramente también sufrirán los millones de argentinos que, como yo, tienen en su casa encendida -y muchas veces más que un solo aparato- la bendita TV. Y no es que me hartan los programas, no. En eso por suerte todavía -y enfatizo el "todavía"- tenemos la posibilidad de elegir. Si no te gusta lo que están dando, como más de un productor, creador, o como miércoles se llame se suele defender ante críticas varias, cambiá de canal, mirá otra cosa o apagalo, en eso estoy bastante de acuerdo. Lo que me hartan son ELLAS. Sí, ELLAS. Las únicas, monopólicas, repetitivas, cansadoras, incisivas e invasivas propagandas de productos SER que aparecen en cuanto minuto de "corte" existe, sin darte chance a apretar a tiempo el maldito botón de zapping para intentar evitarlas. Y es que cuando lo hacés, seguro que en los otros canales -que por esto de la competencia y el "minuto a minuto" cortan a la misma centésima de segundo- también aparecen, e invaden, y se te meten por cuanto sentido funcionando aún tengas óptimo: vista, oído, tacto, lo que venga. " (to be continue ...)
Non accontentarti di sopravvivere, devi pretendere di vivere in un mondo migliore, non soltanto sognarlo!