viernes, 30 de noviembre de 2007

Ocaso de amanecer.

Bruto sol de medianoche que me impides dormir, cegando mi noche con tu luz insoportable; que no deja posar mis armas al costado del lecho; que no permites el merecido descanso después de la lucha; que prolongas indefinidamente el placer; que agota; que destroza y que destruye todo lo que endemoniadamente busqué y que cuando lo logre: disfruté rechazarlo. Y me quedé a oscuras, y por suerte ya no te ví.

3 comentarios:

  1. una especie de ceguera en medio de la noche, esa que nos sentencia a verlo todo a oscuras y nos impide abandonarnos en nuestros esperados sueños...

    ResponderEliminar
  2. Verdugos del sueño, recuerdos y anhelos. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Es que Morfeo exije una, y sólo una cosa, abandonarse...

    Gran abrazo.

    ResponderEliminar

estos que se creen con derecho a opinar ...

Non accontentarti di sopravvivere, devi pretendere di vivere in un mondo migliore, non soltanto sognarlo!