domingo, 4 de noviembre de 2007

07:34, confieso que he vivido (poco y mal)

Todos duermen la paz de Londres. Una mancha de agua en el medio del mar. Cientos de grillos se suicidan arrojandose en el bolso de Greta. Cambio el contador de nudos por la abrochadora de imperios. Regresa el abad y todavía no prepare mi confesión.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

estos que se creen con derecho a opinar ...

Non accontentarti di sopravvivere, devi pretendere di vivere in un mondo migliore, non soltanto sognarlo!