viernes, 9 de noviembre de 2007

previsible

La Corrientes que no duerme, pero yo si. Dolina quiere verme, así que me hice un alto en la noche para dedicarle unos minutos de atención. Espero que se esmere. No vine solo, me acompañan Julio Cesar de Shakespeare en Lujo, Timermann y un Mendoza & San Juan visual. A cambio de un plantón en la entrada para estar entre los primeros me fui a tomar un helado y volví sobre la hora. Casi me quedo afuera: esta vez menosprecie la convocatoria de los viernes. Todo transcurrió entre cuestiones de peces que no toman agua y las incontinencias urinarias de los dioses del Olimpo. Pisando la primera hora del día mi reloj cerebral me ordeno pararme y enfilar directo al sobre. Corrientes? Que siga despierta si quiere!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

estos que se creen con derecho a opinar ...

Non accontentarti di sopravvivere, devi pretendere di vivere in un mondo migliore, non soltanto sognarlo!