jueves, 20 de diciembre de 2007

Todos tenemos un infierno en la cabeza

Esta mañana y en retirada el guerrero retorna altivo y a la vez fatigado a su campamento, armas replegadas y a la espera de un reconocimiento que no llega.
De pronto y por casualidad una melodía impertinente desvía la atención.
Cuánto hacía que no escuchaba esta canción ! Tantos recuerdos de mi ciudad y de mis añitos de soñador ! Manadas de ratones ochentosos llegan hoy al santuario de los cuarenta rindiendo homenaje al prócer reciclado !

Y suena:
Comprendo que han cambiado algunas cosas
el color de mi pelo, de mi voz.
Los juegos ya no son los mismos juegos
y no hay secretos entre vos y yo.
Comprendo que no siempre estés dispuesto
a darme libertad para sentir,
yo me la tomo igual y te aseguro
que es una buena forma de vivir.
Podrás decirme que querés tocar el cielo
podré decirte que me quedo por aquí.
Son tantos días los que forman una vida
no me condenes a vivirlos sin amor.
Todos tenemos un infierno en la cabeza
que no se lleva bien con este corazón
hay emociones que no pueden compartirse
como te explico que me duele igual que a vos.
Si estoy rezando te vestís de diablo,
si estoy en carne viva sos alcohol;
yo siempre estoy al borde del desmayo
vos siempre estás llamando la atención.
Comprendo que no puedas con tu vida
pero yo también tengo que vivir.
No existe ningún punto de partida
si no se sabe bien a dónde ir.

(Diablo y Alcohol - Silvina Garré, Ricardo Montaner)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

estos que se creen con derecho a opinar ...

Non accontentarti di sopravvivere, devi pretendere di vivere in un mondo migliore, non soltanto sognarlo!