viernes, 6 de julio de 2007

ansiosobuenosaires

Los aires de buenos aires, ya no son tan buenos aires. Es pleno invierno y frío, y húmedo. La ciudad se abre de piernas para que el desbocado urgente se monte sobre ella sin control, sin saber que mucho de lo que busca es mucho de lo que ya tiene. Y reniega porque lo tiene, y lo tiene porque no lo busca; cuando lo busca lo desea, entonces sí tiene sentido. Es un ansioso de lo que carece, un ansioso de la ansiedad: sublime búsqueda de la que hace un culto, se arrodilla y le implica, le ruega, le llora y se abraza a sus pies; cuando la tiene: la deshecha. Es tarde.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

estos que se creen con derecho a opinar ...

Non accontentarti di sopravvivere, devi pretendere di vivere in un mondo migliore, non soltanto sognarlo!