miércoles, 27 de mayo de 2009

faltan detalles de terminación

No estoy de pie. Las aguas del Ganges o las del Jachal, transcurren tan sucias de conciencias como turbias están mis convicciones. Tampoco estoy despierto. El vuelo entre Tudcum y Simoca puede alcanzar la misma altura que tus argumentos y estrellarse contra mi realidad. No sé descansar. Hoy viajo angustiado con destino a oriente, avergonzado del talismán fatal de tu mal presagio que se devoró mi luz por lo ya no imagino mi horizonte en paz. Si hubo un momento de consagración en tu vida: fui yo. Quizás lo dudes. Ahora apurate a decirme todo lo que sientas de frente y en la cara, porque se cierra el ataúd. Necesito acabar.

1 comentario:

  1. Me pregunto por qué nos sigue importando, por poco que fuera, lo que piensen o digan los demás... ¿Será parte de nuestra esencia o es lo que absorbemos de la exposición a la vida en sociedad?

    ResponderEliminar

estos que se creen con derecho a opinar ...

Non accontentarti di sopravvivere, devi pretendere di vivere in un mondo migliore, non soltanto sognarlo!