miércoles, 15 de abril de 2009

Se nos está yendo Massera (o Cómo se prepara el obituario de un reverendo hijo de puta)

“Infinitos puntos, infinitos planos, infinitas rectas“ decía la Farías mientras impartía desde los claustros del Proceso una matemática lavada que no incluía profundizar en los conjuntos y subconjuntos que después supimos podrían llegar a ser interpretados como estructuras subversivas; o cuando la Hormiga que nos daba Merceología con la misma excitación de un orgasmo omitía mencionar las células madre para no confundirlas con las células terroristas; o cómo olvidar al grandísimo profesor de Derecho Dr. Francisco Casiello cuando festejaba sin reservas a aquél alumnito prolijito que acertaba al mencionar a la Comisión de Asesoramiento Legislativo (esa junta de soldados borrachos que reemplazó la corruptela libertina de la Legislatura nacional); y podría mencionar decenas de malos ejemplos de mis años procesistas en la secundaria. Esta tarde entro en la web y me entero que uno de esos señores que guiaron el sentir patriótico salvaguardando el ser nacional está –al fin- por cagar la fruta. Y lo malo es que me alegro. Como no quiero injuriarlo muerto, me apuro a expresarle mi más repudiable recuerdo y quedar a la espera de que por lo menos el ciclo evolutivo de la vida los vaya sacando de esta tierra para no respirar el mismo aire. Por lo demás, me siento a esperar en breve a leer, ver y escuchar cómo los medios reflejarán el deceso del ex almirante. Reírme o indignarme (espero que como muchos que tenemos algunos años) del tratamiento que le darán muchas de esas empresas periodísticas que supieron adular, festejar, asentir, censurar, felicitar, agraciar, potenciar, complotar, etc. en su nombre. A modo de bonus track seguidamente adiciono algún texto que sale publicado en hasta hoy http://es.wikipedia.org/wiki/Emilio_Massera y espero que pronto se complete la biografía. Massera se separó del gobierno el 16 de septiembre de 1978, cuando aun le faltaban dos años para terminar su Comandancia para dedicarse a la política. Tras el fin de la dictadura, fue investigado por el organismo creado ad hoc específicamente encargado de la instrucción sobre la guerra sucia y el terrorismo de Estado, la CONADEP; el 16 de enero de 1983, se presenta como candidato a Presidente de la Nación por el Partido para la Democracia Social, pero el 21 de junio del mismo año es detenido por el Juez Federal Oscar Mario Salvi por la presunta participación en la desaparición del empresario Fernando Branca, con lo que fue así imposibilitado para participar de la contienda electoral. El 22 de abril de 1985 fue juzgado por violaciones a los derechos humanos, asesinato, tortura y privación ilegal de la libertad, y condenado a prisión perpetua y pérdida del grado militar por los siguientes delitos: 3 homicidios, 12 tormentos, 69 privaciones ilegales de libertad, y 7 robos. Sin embargo, el 29 de diciembre de 1990 fue indultado por el entonces presidente Carlos Saúl Menem, y recuperó la libertad hasta 1998, cuando fue nuevamente puesto en prisión preventiva por causas relativas al secuestro y denegación de identidad a menores durante su gobierno. La orden dictada por la juez María Servini de Cubría se basaba en que la apropiación de menores y los restantes cargos imputados están considerados delitos contra la humanidad, por lo que no son pasibles de prescripción. En 2001 el juez federal Gabriel Cavallo declaro anticonstitucionales las leyes de Punto Final y Obediencia Debida, que habían paralizado los juicios contra militares de rango inferior al de coronel durante los 15 años anteriores. En 2002, tras el estallido de un aneurisma cerebrovascular, fue ingresado al Hospital Militar Central de Buenos Aires. Las secuelas del mismo llevaron a que el 17 de marzo de 2005 fuese declarado incapaz por demencia, y se suspendieran las causas en su contra. http://www.criticadigital.com.ar/index.php?secc=nota&nid=21815
El represor y jerarca de la última dictadura militar, Emilio Eduardo Massera, fue internado en el Hospital Naval al padecer ciertas dificultades cardíacas. Ahora su familia espera los resultados de nuevos estudios.

2 comentarios:

  1. Viejo hijo de puta. Ojalá que exista el infierno.

    ResponderEliminar
  2. amen...
    lástima que el infierno no exista más allá...

    ResponderEliminar

estos que se creen con derecho a opinar ...

Non accontentarti di sopravvivere, devi pretendere di vivere in un mondo migliore, non soltanto sognarlo!