viernes, 29 de febrero de 2008

Mensajes viernicos /Abad Giuseppe dixit


Estaba el Abad aletargado, como lejano más que meditabundo y de pronto rompió el silencio que domina la mayor parte de su vigilia y dijo:
"El canto del viento no mitiga mis lamentos cuando en su cantar no fluyen más que promesas vanas. La falsa brisa montana refresca solamente destellos de mi resaca simuladora de un dolor profundo, intenso. Tardes de fuego. Imanentes, inminentes. Todo lo destruyen y lo reviven para perplejidad de los ignotos. Vuelos sin rumbos, errantes, rasantes. Siento mis alas que durante mucho tiempo surcaron con falsa felicidad con mentida libertad los campos de la gloria, esos que no sabían de dolores ni sacrificios y que ahora son garras que trepan montañas, que sangran y encayesen con placer imaginando en su recuento una cima perfecta."
Y terminó su vaso de Fernet con cola. Y se echó al descanso, sin flatulencias por suerte.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

estos que se creen con derecho a opinar ...

Non accontentarti di sopravvivere, devi pretendere di vivere in un mondo migliore, non soltanto sognarlo!