domingo, 31 de agosto de 2008

León cansado.

Enciendo la luz, la apago. Temo por costumbre. Descarto por temor. Pero esta vez la recurrente aridez de mi vida se inunda de variaciones necias que manan del lecho mental que en su lastre deposita miserias de mi pasado. Estoy sentado solo, de pronto y de tonto me veo compartiendo mi silencio con el aire y mi música interior con los espectros de turno: lloro de impotencia porque estoy sordo. Me aburro y hago sonar en tiempo de vals un flujo de sangre azul, surcando venas y arterias: esa maldita rutina de la vida que alguna vez interrumpiré para placer del. Pero sentado sigo, solo como un feto. Solo como llegué a este mundo que no quise y colmado de soledad como alguna vez me dejaron todos. La culpa fue. Sigo solo y rodeado de libros que nunca leeré, trapos sucios, tropas sin tripas, camiones abandonados, hormigas miles de hormigas, baños tontos, ilustradores de zapatos, tordos cagones. La culpa fue, ya no es. Sentado, solo, inmóvil. En la contradicción de mi vida todo gira caóticamente a mi alrededor y contemplo sin asombro la muerte muerta de risa, pero a su vez le ofrendo inmóvil la voluntad que perdí. “Cada vez más seguido me intercambio sábanas y cadenas con mis fantasmas”, le confesé una vez a alguien. Me arrepiento. Todo sigue girando, manchando de negro claro las aristas de mi razón agonizante. Poco queda ya de ella. Siento que las sombras me alcanzan y que mi pacto con la noche ya no tiene sentido. Noche cobarde, infiel, promiscua, nefasta; que la luz del día no deje nada de vos y el sol te niegue volver. Juego al todo y pierdo cada jugada y vuelvo a jugar. Mareado ya no quiero ser el centro de lo que gira sin control, envuelto en el manto final me cobijo del frío y confío cada vez más en mi locura que en todos los cirios ardientes que has podido encender implorando que cambie. No ya; no. Más no que nunca.

18 comentarios:

  1. Extrañamente, en el ojo del huracán el cielo siempre está despejado.
    A veces no es cuestión de salir, sino de ir más a fondo...

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. se que no tiene nada que ver lo que dire con el texto maravilloso... pero yo pense en mis pequeñas fieras que tengo encerradas en un closet

    esos esqueletos que a veces sin mas les pongo formol para conservarlas, les pongo cadenas para que no se salgan, les doy latigazos y destroso sus melenas .. para hacer que se vayan....

    si, lo se no es realismo magico

    ResponderEliminar
  3. Charly, en los "Tuertos y los ciegos" dice:
    "La mediocridad para algunos es normal, la locura es poder ver más alla"
    No puedo decirte más que eso, no soy genial como el maestro Charly, soy una mujer simple, con miles de interrogantes, con muchisimos fantasmas, y con más de un miedo que intento controlar pero que más de una vez me detienen.
    Vaya un abrazo.....

    ResponderEliminar
  4. Complejo escrito para mi mañana donde me dejas pensando..................... mientras la lluvia cae detrás de los cristales y el sol está naciendo. Me ha gustado tu espacio, diferentemente UNico

    prometo volverte a leer
    Abrazos desde éste lado de la luna

    ResponderEliminar
  5. ...porque tuve que leer esto justo hoy ! justo esta mañana !... mirá que suelo recorrer tu pág. Yo tambien acarreo miedos, incertidumbres, decisiones que no tomo, pasado del que a veces me arrepiento... Pero no se trata solo de salir, a veces, se trata de encontrar caminitos y poder disfrutarlos, correrlos, recorrerlos, ponerles colores ...
    Besos, te sigo...

    ResponderEliminar
  6. sardinasinsodio: la gran tragedia es que no es un huracán sino el final de los tiempos. Gracias

    ResponderEliminar
  7. jolie desde la barandilla: todo esta relacionado y aunque no escriba relatos motivantes, me reconforta tu comentario: al menos movilizo. Gracias

    ResponderEliminar
  8. Lau: oh oh, me parece que veo mas alla ultimamente muyyy seguido, perdon Charly. Gracias Lau

    ResponderEliminar
  9. MiDespertar: Gracias por tu visita y es un honor haber interrumpido la lluvia y el nacimiento del sol.

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. May: Gracias por tus palabras, otra persona a la que le cai de zopeton en la mañana !

    ResponderEliminar
  12. Este monólogo interno lleno de tristeza y de sarcasmo y de rimas in-prosa me ha gustado mucho. Ese león es el rey de la selva. Parece cansado. Sé que no es de cazar (de eso se ocupa la leona)¿Será de esperar?

    ResponderEliminar
  13. joer... buenísimo.... Temo por costumbre. Descarto por temor... me dice mucho esta frase, y para qué decirte que vívidas las imágenes de sábanas, cadenas y fantasmas... en mi propio ojo del huracán, de momentos un tanto oscuros, he sentido algunas cosas que me acercaron tus palabras...
    Me gustó mucho, me dijo mucho, y llegó...
    fuerte abrazo!
    ;)

    ResponderEliminar
  14. Hacía mucho que no andaba por acá.
    De lo mejor que he leido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Lucy: ese león acusa una lentitud agonizante; está buscando el mejor momento para su descanso.

    ResponderEliminar
  16. Fabio; se transmite más desde el dolor; la intensidad autobiográfica contagia, moviliza aún en situaciones inesperadas. Un saludo y gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  17. AlbanoBarrufaldi: Bienvenido siempre. Si esto que leiste te parece bueno pues busca mejorar tu nivel de lectura !! jajajaja. Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  18. Pues debe el poeta elegir
    una vez màs ( oh,la encrucijada ! ) ser fiera o pluma
    vòrtice o calma.
    Y ya debe haber aprendido que puede decidir
    elegir
    detener
    girar en redondo
    Ir hacia donde quiera.
    muy bueno.

    ResponderEliminar

estos que se creen con derecho a opinar ...

Non accontentarti di sopravvivere, devi pretendere di vivere in un mondo migliore, non soltanto sognarlo!