lunes, 9 de junio de 2008

no me olvides

Dejó a su hija como siempre, triste y sola, gimiendo nuevos y repetidos abandonos esos que gastan lamentos agobiantes, que cuando tienen un final previsto nunca logran concluir. Y se pregunto porque lo hacía; luego, no encontró respuesta. Quizás merecía paz o tal vez buscaba guerra. Necesitaba extrañar o sufrir la lejanía. Quiso por unos segundos sentir, doler y padecer el olvido; deseo que lo llorasen, aún sus enemigos. Soltó el freno de mano y cayó al vacío.

7 comentarios:

  1. un bello retrato del egoísmo.

    ResponderEliminar
  2. El Titan: prometo sucidarme más seguido.

    ResponderEliminar
  3. Maguitxu: más bien diría que es solo un boceto narcisista.

    ResponderEliminar
  4. Maguitxu: más bien diría que es solo un boceto narcisista.

    ResponderEliminar
  5. No todas las cosas tienen una respuesta. Uno hace simplemente lo que puede, y a veces lastima sin quererlo, y de a poquito uno se transforma en su propio asesino
    Me encantó este post!

    ResponderEliminar
  6. La lau: solo se trata de vivir, esa es la historia; con un amor, si un amor.

    ResponderEliminar

estos que se creen con derecho a opinar ...

Non accontentarti di sopravvivere, devi pretendere di vivere in un mondo migliore, non soltanto sognarlo!