domingo, 27 de abril de 2008

rodó y cayó



Andando, atropellando y maldiciendo el pasado que no quiere dejarme;

camino altanero solo, sordo y ciego cuando mis pies no vuelven a sentir;

levanto vuelo cuando el suelo me abandona y no hay nada que me sopese;

sonoro a veces, sometido otras, solano aunque es la noche;

sublime al sentido del aire que golpea mazazos de recuerdos;

una avalancha de perdones que contiene el duelo de un sí complaciente;

crítica al otoño que llega justo cuando no estoy.

4 comentarios:

  1. Siempre estás...aunque niegues el otoño...
    La única verdad es lo que ahora y aqui me vuela el cerebro...

    ResponderEliminar
  2. "Levanto vuelo cuando el suelo me abandona"
    Es muy lindo, creo que todos alguna vez nos hemos sentido así, como si nada importara, como si nada de lo que nos ha pasado nos sirviera o nos haya dejado algo. Pero son solo estados de animo, el otoño suele tener ese efecto de sinsabor...
    Un beso amigo

    ResponderEliminar
  3. Titan: no siempre estoy y a veces para mi abril es primavera.
    Lau:el otoño tiene el sabor del sol agonizando.

    ResponderEliminar

estos que se creen con derecho a opinar ...

Non accontentarti di sopravvivere, devi pretendere di vivere in un mondo migliore, non soltanto sognarlo!