jueves, 10 de enero de 2008

I Will Survive (but not my children)


El único castigo eterno es sobrevivir a los hijos, quien haya tocado ese fondo sabe lo que se siente.
En todos los demás caso qué terrible y que placentero a la vez es sobrevivir: el goce de caminar borracho por la cornisa, aplastar sin piedad el acelerador del auto, provocar el estallido de bochos malolientes, mutar sin reparos el maldito esquema del Rey, volar a pedazos la via del tren de la rutina, parir serpientes cuando las ovejas duermen, reir por los que no lloraron cuando dejaste de existir.



Tantas veces me mataron,

tantas veces me morí,

Sin embargo estoy aquí resucitando.

Pero si estoy a la desgracia

y la mano con puñal

por qué mató tan mal,

y seguí cantando.

Cantando al sol como la cigarra

después de un año bajo la tierra,

igual que sobreviviente

que vuelve de la guerra.

Tantas veces me borraron,

tantas desparecí,

a mi propio entierro fui solo y llorando;

hice un nudo en el pañuelo

pero me olvidé después

que no era la única vez

y seguí cantando.

Cantando al sol como la cigarra

después de un año bajo la tierra,

igual que sobreviviente

que vuelve de la guerra.

Tantas veces te mataron,

tantas resucitarás,

cuántas noches pasarás desesperando.

Y a la hora del naufragio

y la de la oscuridad

alguien te rescatará para ir cantando.

Cantando al sol como la cigarra

después de un año bajo la tierra,

igual que sobreviviente

que vuelve de la guerra.

4 comentarios:

estos que se creen con derecho a opinar ...

Non accontentarti di sopravvivere, devi pretendere di vivere in un mondo migliore, non soltanto sognarlo!