miércoles, 19 de noviembre de 2008

Reflexiones lácteas

¿El que se quema con leche ve una vaca y llora? O será que “El que se leche con quema, ve una llora y vaca”; “El que se llora una vaca, ve leche y se quema”; “El que se quema con una vaca, ve leche y llora”; “El que llora con vaca, quema una leche y se ve “.No somos canes (o sí?), no nos condicionemos porque hace un siglo a Pavlov le salió bien la prueba de la campanita, la saliva y el perrito ruso cagado de hambre.
Conductismo con los sentimientos? las pelotas de Mahoma! En defensa de la vaca y la leche caliente creo que a veces te quemas tanto que tenés el paladar curtido; a veces no hay tantas vacas para llorar por siempre; a veces las vacas que ves no son lecheras y te das cuenta que lloras al pedo; a veces deberías sentarte a mirar la vaca mientras se enfría tu leche.
(De "Regresiones de un Lactante Adulto", Cap. V, Edic. EdipoRex)

4 comentarios:

  1. Me quedo condos cosas muy bien puestas aqui: la primera es " las pelotas de mahoma" y las segunda es la reflexion a continuacion del video... Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  2. Buenas!
    Me pasé por aquí de casualidad, pero está interesante.
    Te leeré.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Y a veces en autocrìtica deberìas ,en vez de echarle la culpa a la pobre vaquita,testear primero la leche y no ser tan pelotudo como para tratar de beberla tan de prisa que te cauterizaste la lengua,no?
    Beso,lindo.

    ResponderEliminar
  4. Primero que nada: no todas las vacas son iguales, ni hablar entonces las leches que estas dan. Segundo: uno no es el mismo cada vez que se toma una leche el tiempo pasa y aprende a disfrutar de un buen vaso de leche tibia sin quemarse.
    Entonces coincido con vos en que a veces uno llora al pedo y es mejor esperar que la leche se enfrie.
    Vaya un beso enorme y me gusto mucho este post

    ResponderEliminar

estos que se creen con derecho a opinar ...

Non accontentarti di sopravvivere, devi pretendere di vivere in un mondo migliore, non soltanto sognarlo!