martes, 20 de mayo de 2008

Historias con [MUJERES] con Historias

Catherine, Quebec, 30, médica biólogo. No se de donde salio cuando no era pero ahí estaba desde siempre. Nadie forzó la mente. Un segundo de plástico y la música despedía ese olor tan particular que solo puede imitar el velo onírico del sur. Atiborrada de rebordes siempre iguales pero sublimes. Canto el cero: adiós; la noche a mediodía supo el destiempo partir siempre tarde. Julia, Taipei, 28, sommelier. Una danza redundante provocadora sin necesidad. Misterio desvelado en la Reina. Amanece la noche cerrada y previsible, pero delicada y procaz. Esencia violada de sudor. Tembló cuando no debía en Shangai y tuve que desaparecerla.
/// Solo como un pájaro que vuela en la noche libre de vos pero no de mi.

2 comentarios:

  1. ¡¡¡Yo quiero de eso que tomás cuando escribís estas cosas tan exquisitamente delirantes!!!!

    ResponderEliminar
  2. Lau: en ese momento estaba tomando un chopp con un pedazo de pizza; tene en cuanta eso cuando quieras escribir asi. Jaaaa

    ResponderEliminar

estos que se creen con derecho a opinar ...

Non accontentarti di sopravvivere, devi pretendere di vivere in un mondo migliore, non soltanto sognarlo!