lunes, 31 de marzo de 2008

a veces la muerte aligera su paso

Ay que tiempo este! Cuando uno menos lo espera nos deshacemos como un castillo de arena a merced no ya de una furiosa marea sino de un tímida ola perdida que agoniza sin remedio en la playa más lejana. Qué digo? Somos tan poca cosa y mucho a la vez! Depende, todo depende como canturrea Jarabe de Palo. Hoy junté noticias de muertes no allegadas pero cuanto menos cercanas y siempre eso moviliza (por suerte). Creo que debemos ser lo que sentimos (hedonismo? Puede ser) más allá de las creencias todo lo que a nuestro paso hacemos son nuestras huellas de la vida, pisamos el futuro y lo convertimos sistemáticamente en pasado. Inexorablemente no hay retorno, así que caminemos firmes y convencidos. O por lo menos caminemos no nos quedemos parados porque la muerte fatalmente nos alcanza siempre: apuremos el paso!

Canción para mi muerte (Charly García - Serú Girán)
Hubo un tiempo que fue hermoso y fui libre de verdad, guardaba todos mis sueños en castillos de cristal. Poco a poco fui creciendo, y mis fábulas de amor se fueron desvaneciendo como pompas de jabón. Te encontraré una mañana dentro de mi habitación y prepararás la cama para dos. Es larga la carretera cuando uno mira atrás vas cruzando las fronteras sin darte cuenta quizás. Tomate del pasamanos porque antes de llegar se aferraron mil ancianos pero se fueron igual. Te encontraré una mañana dentro de mi habitación y prepararás la cama para dos. Quisiera saber tu nombre tu lugar, tu dirección si te han puesto teléfono, también tu numeración. Te suplico que me avises si me vienes a buscar, no es porque te tenga miedo, sólo me quiero arreglar. Te encontraré una mañana dentro de mi habitación y prepararás la cama para dos.

1 comentario:

  1. hay que caminar, caminar, continuar el viaje ...hasta llegar a Itaca.

    un abrazo (en cuarentena, ;-))
    jajaja, es broma.

    besos.

    ResponderEliminar

estos que se creen con derecho a opinar ...

Non accontentarti di sopravvivere, devi pretendere di vivere in un mondo migliore, non soltanto sognarlo!