domingo, 24 de junio de 2007

Ok, perdón !! fue sin querer...

Un domingo (que es cualquiera pero que no es el de siempre) se paró delante de mí y con la desesperante calma y embate que me apasiona, fumándome me dijo: “Yo no quise lastimarte, solamente te dije que no, no estarás acostumbrado a sentirte rechazado, Ok perdón fue sin querer ! “. No solo eso, también me aclaró: “Yo no quise lastimarte, y llego el momento de correr, hay que salvarte el alma, pero con calma ahora vas a poder“.

Y después, como acompañando el golpe se quiso poner en mi lugar diciéndome “Cuantas veces me dijeron que no, a mi y sobreviví, dame la mano y vení, que te enseño a perder!”, Cuando -obviamente- se dio cuenta de que no todo es digerible reaccionó diciéndome “Porqué ? porqué ? te pusiste así ? La próxima vez te dijo que si, igual somos amigos, porque para enemigos hay un montón de gente!”.
Guardé el CD y me fui,
Habrá otros domingos
.

2 comentarios:

  1. El pretexto: Ok perdón, canción de Calamaro.

    Yo no quise lastimarte
    solamente te dije que no,
    no estarás acostumbrado
    a sentirte rechazado.

    Ok perdón fue sin querer.
    Yo no quise caminarte
    y llego el momento de correr
    hay que salvar el alma,
    pero con calma vas a poder.
    Donde lloran las gaviotas
    vamos juntos a llorar.
    No te preocupes que
    no se te nota
    que no sabes encajar.
    Supongo que dolió un poco
    si fue la primera vez,
    pero hay que ser fuerte
    contra la corriente también.
    Cuántas veces me dijeron que no
    a mí y sobreviví.
    Dame la mano y vení
    que te enseño a perder.
    ¿Por qué? ¿Por qué te pusiste así?
    la próxima vez te digo que sí.
    Igual somos amigos,
    porque para enemigos
    hay un montón de gente corriente.

    ResponderEliminar
  2. Me produce cierto resquemor el tono parafílico del tema calamaresco, que, para mí, se reconoce, fundamentalmente, en dos aspectos: 1) la voluntad de poder: el interlocutor necesita mostrar su superioridad sobre la "víctima"; y, 2) el desquite: el sentimiento de revancha que experimenta el interlocutor como una reparación del daño que sufrió, teñido por la presencia velada de la hostilidad y el resentimiento.
    Están de acuerdo?

    ResponderEliminar

estos que se creen con derecho a opinar ...

Non accontentarti di sopravvivere, devi pretendere di vivere in un mondo migliore, non soltanto sognarlo!